5 cosas que sólo puedes hacer con tu propio hospedaje web


Aunque hoy en día pudiera parecer que las redes sociales lo son todo, lo cierto es las prioridades de estos servicios en el mejor de los casos cambian y en el peor, simplemente desaparecen. Por ejemplo, hace diez años era posible subir clips largos a blip.tv y hoy, ya no existe, siendo que todos sus contenidos han sido eliminados. Mismo caso con los servicios gratuitos de hosting de antaño (¿recuerdas miarroba.com o iEspana?), que con su perdida y desaparición, también se perdió una parte de la historia del internet.

Ni hablar de los cambios en prioridades de contenido, como Tumblr y su decisión de ocultar los blogs con contenido sugerente aunque fuera por razones de archivo o educativas.

Por eso, no hay nada como tener tu propio lugar en la red ya sea para tu portafolio de trabajo, sitio de negocios, bitácora personal o una simple curiosidad.

Te compartimos 5 cosas que sólo puedes hacer con tu propio hospedaje web

1. Una imagen más profesional a la hora de hacer negocios

Al comprar un hosting y dominio, puedes tener (obviamente) tu propio sitio web con una URL personalizada, lo cual te da una imagen más sofisticada a la hora del networking o con posibles clientes. No es lo mismo pepeperez.com que googlesite.com/pepeperez.

Asimismo, el diseñar tu sitio (o aprovechar algunos de los servicios especializados de KIUBIX) te dará una parte única de la web, alejado de las plantillas de siempre en builders mucho más caros y que secuestran tus datos.

2. Tener una especie de nube sencilla

Por medio de FTP o incluso con modificaciones sencillas a una instalación de WordPress, puedes usar tu servidor para almacenar algunos archivos claves en tu vida diaria o bien para respaldar o compartir alguna información más rápido que con WeTransfer o Dropbox. ¡Sólo ponles password y no te olvides de borrarlos cuando pase la emergencia!

No es el uso más ortodoxo, pero en lo personal me ha servido para dejar subiendo .zips grandes al tener que salir de casa, sólo dando un rango de tiempo y la URL concreta al destino.

3.  Tener subdominios, con multiples sitios

Un caso algo extremo, pero igual útil. Piensa que te apellidas Alfaro Lomelí y compras tu hosting y dominio en alfarolomeli.net. Entonces, tu mismo (si te llamas Pedro) puedes tener tu propio sitio en pedro.alfarolomeli.net y también tu hermano (pensemos, Adrian) en adrian.alfarolomeli.net.

Con esta misma lógica, puedes agrupar bajo sitios en una matriz y guardar así cierto sentido de marca.

4. No te casas con un sólo manejador de contenidos (CMS)

En el servicio de hospedaje de KIUBIX puedes realizar múltiples instalaciones en pocos clics gracias al Softaculous Auto Installer, que incluye no sólo WordPress sino otras opciones como Joomla y Drupal, además de varios sistemas de foros o debate.

5. Eres dueño absoluto de tus datos, archivos e información

De manera virtual o con funciones de Cpanel, servicios de hospedaje como el de KIUBIX (que va desde uno sencillo hasta servidores dedicados) te permiten exportar y respaldar tus bases de datos, archivos y datos. Nunca nadie más te hará rehén.

Conocer el mejor servicio de hospedaje Web
Previous ¿Quieres dejar todos los servicios de Google? Esta lista tiene alternativas que sí respetan tu privacidad
Next ¿Qué tanto gastan los mexicanos para el Día del Padre? ¡Prepara tu negocio!

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.