Las 7 cosas maravillosas que pasan cuando por fin tienes un hospedaje VPS


______

______

En días pasados hablamos en Webirix sobre las 7 señales que tu servicio de hospedaje te da, cuando necesitas subir de nivel. De un shared hosting a un VPS. Crecer junto a tu proyecto y/o negocio.

Desde el hablarle bonito al servidor, hasta los errores 503. Entonces, ahora que te decidiste a mejorar tu vida (en internet, claro) te vamos a acabar de motivar en tu decisión con las 7 sensaciones de alivio que tienes al migrar a un VPS.

______

______

___

1. ¿Qué haré con todo este tiempo libre?

Si antes hasta le rezabas a tu servidor compartido para poder publicar ese ítem, ahora tú y tu staff acabarán en tiempo y forma. Tal vez hasta puedan dedicarse a crear otra cosa asombrosa con la cual inundar el internet, en lugar de estar peleando con fierros.

O bien, podrían relajarse para -adivinaste- generar más productos geniales.

2. Expandirte con un sólo límite: tu capacidad

El negocio va bien, tienes muchas visitas y cachas a todos los clientes ya que estás arriba un 99.99% del tiempo. Ese .01% es porque nadie es perfecto. Con las ganancias y conocimiento adquirido, está la posibilidad de convertir esa experiencia en más ingreso.

Por ejemplo, puedes gestionar de manera personalizada los proyectos de amigos o clientes con necesidades que quepan en tu know how. O incluso crecer bajo tu propio techo y realizar un divertido proyecto interno, sin miedo a romper al consolidado. Literal, con el poder de un servicio como el Smart VPS de KIUBIX, tu ambición es el límite.

______

______

3. Sentirte apoyado

Por ejemplo, en el caso del Smart VPS de KIUBIX, cuentas con especialistas mexicanos y en español que trabajan los 365 días del año. Tal vez hasta les aprendas algunos trucos para gestionar tus nuevos proyectos.

4. Olvidarte de la peor pregunta de los negocios en internet

¿Está abajo la página, o sólo soy yo? La pe-or pregunta en la historia de la red. Y no, no está abajo, al menos el 99,9% de las ocasiones. No le dicen servidor virtual pri-va-do por cualquier cosa, eh.

5. Dejar las cosas ser

Tanto así que si creciste tanto que decidiste dedicarte enteramente al producto o negocio, y contrataste a algún desarrollador, en primer lugar ya te recomendó estar en un VPS. En segundo, podrá instalar una versión de MySQL para unas cosas, y otra en proyectos diferentes. Si eso fue como hablarte en chino, tranquilo, los developers estarán tan libres que ni siquiera te molestarán con eso.

O que mejor, si eres desarrollador, el límite aquí es tu creatividad.

6. Dejar las horas malas, ahora todas son buenas

Antes: sabías que a las 7am era un tiempo terrible. Ahora: Cualquier hora es buena para cargar contenidos, entrar al panel o mandar ese newsletter que te saturaba (verbo pasado), tu shared hosting.

7. Saber que es hora de evolucionar, todavía más

Te dejaste de preocupar, tienes ayuda personalizada y te dedicas a lo que te gusta. Seguirá creciendo tu proyecto, y también tus necesidades. Algún día. Por ejemplo, con el Smart VPS de KIUBIX puedes personalizar la configuración del servidor de acuerdo a esos meses más pesados, ya sea con unos cuantos clics o con algún especialista que te apoye.

¿Se siente bien, no? Crecer.

______

______

Previous Lo que hay que entender de HongMeng, la versión de Android desarrollada por Huawei
Next ¿Provocan adicción los videojuegos? Es complicado

1 Comment

  1. […] de las señales que indican que ya necesitas uno. Por si fuera poco, también hablamos de todas las cosas maravillosas que suceden cuando decides migrar a un Smart VPS de KIUBIX, y dejar de preocuparte por romper el […]

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.