La Guía Breve del Feedback más eficiente y propositivo para el trabajo en equipo


______

______

En los ambientes laborales los sentimientos, por más profesionales que seamos, se encuentran a flor de piel. Todo y nada, es personal. Y sin caer en cliché, esta especie de cultura del respeto y de perder un tanto los boundries entre compañeros de trabajo [y amigos] es propia de las personas millllenials (recuerda que son los treintones o casi treintones), y todavía más de la Generación Z (a quienes apenas estarían contratando o llevan poco tiempo trabajando, de menos de 25 años para 2019).

En el pedir está el dar, y cada equipo debe tener una mística que le permita tener un lenguaje de confianza. El que, digamos, seas el superior organizacional de alguien o que le estés pagando, no quiere decir que debas evitar felicitarlo si está haciendo bien las cosas.

______

______

___

Y aquí entra una excelente tabla que encontramos, ya que no basta con ser buena onda sino que cada comunicación en el staff debe ser estratégica. No basta con recordarnos que somos profesionales competentes, sino que hay que dar un paso más allá y empoderarnos.

Está en inglés, pero sabemos que eso no es problema:

Abundando más en la sugerencia, que va del feedback tradicional (que si lo notas, también puede ser pasivo-agresivo) a un feed con visión a futuro y más allá del calor del momento.

El Feed con visión a futuro, estratégico es:

  • Tiene un plan en cada halago. No basta con celebrar la capacidad de alguien, ¿por qué no empoderarlo a liderar una charla o capacitación al respecto? A todos nos gusta ser reconocidos y admirados, siendo que el dar una ponencia es una opción atractiva.
  • En lugar de la negatividad de rechazar una idea ajena, podemos volver ese comentario desmoralizante en una oportunidad de mejorar desde ese punto y ¿por qué no? aportar otra idea. 
  • No tiene un “sándwich de halago”. Es decir, cuando ocultas un regaño entre otro tanto de reconocimiento. Como cuando el jefe felicita a alguien por su creatividad y cuidado al detalle, pero en medio le está reclamando por ser impuntual. Eso es justo lo que no se debe de hacer. Es mejor ser francos y atacar el problema, proponiendo soluciones. En el caso del mencionado impuntual, se puede sugerir una mejor ruta (literal o figurativa) o herramientas para completar las cosas a tiempo.
  • Un feed eficiente es claro y conciso, no oculto entre anécdotas largas o consejos confusos. Si los comentarios a un diseño a mejorar son cambiar algún color concreto o bien expandir el tamaño, debe decirse eso, no ser pasivo-agresivo y dar una especie de moraleja donde se espera que la otra persona adivine lo que debería de hacer. Mejor ser claros y específicos.
  • Es específico. Por ejemplo, pensemos que un jefe plantea incrementar ventas en cierta zona….y ya. Nada más. En teoría sería una buena idea, ya que más ventas siempre es mejor, pero pasa que se habla claro ni se otorga el plan de acción, sólo una instrucción vaga. Por eso es común la escena de staffers que tienen miedo de preguntar a su jefe más detalles sobre su petición, trabajando incluso el triple sólo por no confirmar la instrucción (mal dada en primer lugar).
  • Un pésimo feed es burocrático al estilo de “porque lo digo yo”. Uno bueno es integral y toma en cuenta a todos aquellos con conocimiento para opinar.

 

______

______

______

______

Previous ¿Cómo mandar un correo confidencial por Gmail? Aquí te decimos
Next La diferencia entre productividad y eficiencia

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.