Huawei está en una situación peculiar: en Estados Unidos los ven con lejanía y como una curiosidad China que se vende en los mercados en desarrollo. Mientras la situación económica de los norteamericanos permite que el iPhone tenga una penetración de mercado de más del 40% contra un 15.8% mundial y un casi 5% en México, la principal competencia de Apple (y la preferida por ellos) eran los teléfonos coreanos de Samsung o aquellos lanzados en coalición con Google, como la gama Pixel.

De un tiempo para acá, sucedió una revolución en el mundo Android: las armadoras chinas lograron teléfonos relativamente baratos y con los mejores componentes de la generación anterior (cosa que quiere decir que tienen seis meses de pasados de moda). Mientras que los mercados emergentes estaban acostumbrados dipositivos de menos de 5 mil pesos mexicanos con pantallas mediocres y poca memoria, como el Galaxy Ace o el Motorola Defy, la compra de Motorola a Google por parte de Lenovo trajo el auge del MotoG en México, mientras que el MotoX cayó en relativa oscuridad debido a su precio algo prohibitivo.

La apuesta subió gracias a Xiaomi y Huawei, que lograron precios todavía más baratas para una nueva gama: la media alta. Cámaras competentes pero mejoradas por sofware, junto a pantallas de resolución decorosa y los procesadores de generación anterior, pero a un precio accesible.

Mientras un iPhone moderno como el X, XR o XS cuesta al menos 20 mil pesos de contado, las dos marcas chinas ofrecen experiencias tipo high end desde los 7 mil pesos, y con Huawei en la cuerda floja con Google hay que tener en cuenta que hay modelos como el Xiaomi Red Mi 6 que por menos de 4 mil pesos simplemente no se traban, lucen imponentes y toman fotos geniales.

Por otro lado, más allá del mundo Xiaomi, Motorola ha puesto sus barbas a remojar al ofrecer modelos por menos de 10 mil pesos que resultan atractivos en un 2019 donde el iPhone 8 cuesta casi 14 mil con un diseño industrial venido desde el 2016.

Por ejemplo, el Motorola Z2 en versión Play puede encontrarse por menos de 7 mil pesos, mientras que el Motorola One (un básico competente) por menos de 5 mil. El Moto G7, si bien ya no es un más buscado como en 2013, es otra opción que vale su costo austero: menos de 4 mil pesos o en planes tarifarios atractivos, por menos de 500 pesos al mes con datos ilimitados y llamadas incluídas.

Si sabes una buena oferta o alguna opción mejor escríbeme a paco@bocadillo.mx

 

Previous 5 podcasts geniales de tecnología y emprendimiento para comenzar tu semana
Next Los 4 consejos para lograr el ansiado cambio de hábitos

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.