Los 9 hábitos de productividad que todos podemos adoptar


En los blogs de marketing y emprendimiento solemos leer una entrada que se repite temporada con temporada: los denominados consejos o máximas para alcanzar la ansiada productividad. Estos tips, que podemos ver incluso por emprendedores legendarios en sus propios sitios o en Medium, algunas veces no consideran el hustle en el que varios están viviendo.

Es decir, si lees “levantarte a las 5AM y empezar un journal” o “meditar en un descanso” puede que no te sientas tan identificado por tus situaciones particulares cómo tener que levantarte a las 5AM pero para emprender un largo camino al centro de trabajo o no poder meditar ni nada parecido porque tienes home office con los hijos y demás integrantes de la familia demandando tu atención.

Conoce Adminit, el software de administración en la nube que te da inteligencia comercial para eficientar tu negocio.

Es por eso que en Webirix buscamos y redactamos 9 puntos para una lista con consejos de productividad que puedas aplicar desde mañana mismo y aunque hagas uno sólo, veas mejorado este aspecto de tu vida.

(Estos tips fueron recuperados de Talent Street, quienes se basaron en las teorías de Paul Rulkens (el filósofo del que hablamos hace unos días) y Robert Pozen, otro autor reconocido en el tópico).

¡Comenzamos!

1. No ser perfeccionistas

No necesitas ser un billonario de California o un ingeniero de Microsoft para comprender esto. Hay que aceptar que no existe y es prácticamente inalcanzable, siendo más bien una meta que nos aleja de algo más importante: culminar, entregar y operar el proyecto en el que estamos trabajando.

Cómo dicen en Facebook: Hecho es mejor que perfecto. Mucho mejor.

2. Ser estratégico

Aquí entra también una vida de experiencia de varios expertos en el tema, no sólo Rulkens y Pozen. Por ejemplo ¿es necesario tomar todos y cada uno de los clientes que se acercan a nuestras puertas virtuales? en un mundo ideal, tal vez, por aquello de que nunca son suficientes ganancias. La realidad es que los clientes suelen ser tan diferentes que es altamente probable que alguno tenga una necesidad que exceda los beneficios económicos y/o de prestigio.

En otros casos, podemos aprender que hay clientes sumamente difíciles, y que el tiempo de lidiar con sus exigencias o solicitudes de cambios no corresponde a lo que acordaron en pagar.

Esto no sólo aplica en clientes, sino como -por ejemplo, jefes. Hay que pensar que tareas vale la pena delegar (y pagar por eso) para dedicarse a asuntos que dejen más, desde algo que sólo podamos hacer nosotros mismos y que sea mejor pagado, o bien tiempo de calidad para la familia.

3. Organízate como tú entiendas, pero hazlo ya.

Hay quienes se mandan correos a sí mismos. Existen los que tienen un bullet journal porque tienen el tiempo. Hasta hay las personas que llenan sus organizadores.

Cómo tu entiendas, encuentra y adopta una forma de organizarte. Nunca la dejes. Si tienes el privilegio, usa capital humano para eso. Encuentra tus archivos, contactos, proyectos de manera sencilla según tu lógica de pensamiento.

En lo personal, yo no tengo carpetas ni uso etiquetas pero uso la búsqueda de Gmail y Windows demasiado por mi manera de organizarme, aunque soy un desastre con los pendientes de horario por lo que me apoyo en Siri para recordarme de lo que hay pendiente en el día.

4. La regla de los 10 minutos

Algunos incluso lo llevan a los 5 minutos. Si tienes 10 minutos perdidos, como una fila para el cajero automático, aprovecha para contestar correos desde el celular, buscar referencias en Google que necesitarás después o incluso llamar a un amigo o familiar con el que nunca contactas porque no tienes tiempo.

Velo también así: Ese correo que acaba de llegar y te traerá un beneficio, ¿puedes contestarlo en menos de 5 minutos? ¡hazlo!

5. Que las reuniones cuenten

En tiempos post-pandemia todos estamos algo mareados del Zoom y Google Meet, por lo que la emoción inicial de tener reuniones se fue diluyendo más de lo que estaba en las oficinas comunes con las juntitis. Este momento zen puede aprovecharse para volver productivas las reuniones siguientes.

En Webirix hemos escrito con anterioridad los trucos para tener juntas más productivas y cómo tener una minuta exitosa.

6. El multitask es padre, con inteligencia

Este punto es esencial si eres un hustler y llevas varios trabajos o proyectos a la vez. La tentación por resolver tarea A, en microbreaks de la tarea B es demasiada pero debemos complementarlo según nuestra manera personalísima de organización.

Ejemplo: tal vez sea mala idea intentar redactar un reporte en medio de un tiempo de render de un video o mientras se carga otro archivo. ¡No estás en un tema al cien y ambos requieren tu atención!

Una buena idea: Realizar una tarea casi mecánica y de instinto, como -si fueras diseñador- realizar un diseño utilitario u organizar tus archivos, mientras cumples otra meta cómo escuchar una junta informativa por Zoom o aprender algo nuevo en un podcast.

(Todo lo contrario sería la locura de tratar de redactar un reporte mientras se escucha un podcast, ¿te imaginas los errores?).

7. Hacer lo odioso

¿Ubicas esa tarea que no quieres hacer? Seguro lograrás otras diez cosas antes de terminarla, pero no te vuelve muy productivo el postergar lo mismo siempre hasta el último.

¿Recuerdas esa tarea? ¡Hazla ahora mismo!

8. Fija rutinas en lo indispensable

Entiéndase comer, dormir, vestirse. Si preparas tu ropa un día antes y eres organizado, no perderás tiempo en las mañanas escarbando hasta encontrar el outfit ideal. Si el domingo piensas tus menús de la semana, y eres realista en tus necesidades culinarias (si no tienes tiempo, no es descabellado comer sencillo a diario) ahorrarás mucho tiempo.

9. Lo importante lo es todo

Hay cosas importantes y cosas urgentes. Anota prioridades de tus pendientes. Seamos dramáticos: tienes 10 tareas para hoy y el tiempo contado. Tal vez no logres acabar las 10.

¡Es tiempo de priorizar!

De las 10 tareas, puedes identificar 3 que son de vida o muerte para tu empresa, mientras que las otras 7 tendrán afectaciones menores en caso de no ser culminadas. Es mejor salvar el día con 3 cumplidas, a enfocarte en -digamos- 5 igual de urgentes pero nunca tan importantes.

Y sí, hay cosas urgentes sin importancia.

Lleva tu productividad a otro nivel con el hosting de KIUBIX, empresa mexicana líder en soluciones para tu proyecto en la web.

Previous La experiencia de compra en el e-commerce, lo que necesitas saber
Next Cómo persuadir a tu equipo de trabajo, según dos expertos en negocios

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.